Rusia asegura haber matado a 550 militares de Ucrania en ataques en las regiones de Járkov y Donetsk

Por Redacción

El Gobierno de Rusia ha anunciado este lunes la muerte de 550 militares ucranianos tras la «destrucción» de posiciones del Ejército de Ucrania y «mercenarios» en Járkov y Donetsk, en el marco de la invasión desencadenada el 24 de febrero por orden del presidente ruso, Vladimir Putin, que días antes había reconocido la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, ha apuntado que una operación llevada a cabo con «armas de alta precisión» en la localidad de Chasov, en la región de Donetsk, ha destruido «un punto de despliegue temporal de la 118ª Brigada de Defensa Territorial de las Fuerzas Armadas de Ucrania».

Asimismo, ha resaltado que las fuerzas rusas han bombardeado también puntos de despliegue de militares y «mercenarios» extranjeros en Osnovianski y Slobodsky, en Járkov, antes de agregar que estos ataques se han saldado con cerca de 550 militares muertos y 25 piezas de equipamiento destruidas, según ha informado la agencia rusa de noticias Interfax.

Por otra parte, Konashenkov ha hecho hincapié en que «el enemigo está sufriendo pérdidas significativas en todas las direcciones» y ha destacado que «la situación es crítica» para una brigada de la Fuerza Aérea ucraniana en el área de Seversk. «Las pérdidas de esta unidad durante los combates equivalen al 70 por ciento del personal», ha aseverado.

El ‘embajador’ de la República Popular de Donetsk en Moscú, Rodion Miroshnik, ha afirmado este mismo lunes que la milicia de la autoproclamada república y las Fuerzas Armadas rusas se preparan para tomar Seversk y ha señalado que las fuerzas «están trabajando de forma activa con artillería en los suburbios, donde los milicianos han construido zonas fortificadas».

Última hora

Protagonistas