Las ballenas jorobadas pueden aprender canciones

Por Redacción

Un estudio dirigido por la Universidad de Queensland descubrió que las ballenas jorobadas pueden aprender canciones increíblemente complejas de ballenas de otras regiones.

La doctora Jenny Allen, cuyo trabajo de doctorado en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Queensland condujo al estudio, dijo que los investigadores encontraron que las ballenas jorobadas de Nueva Caledonia podían aprender canciones de sus contrapartes de la costa este de Australia con una precisión notable.

«Esto realmente indica un nivel de ‘transmisión cultural’ más allá de cualquier especie no humana observada», dijo Allen.

El estudio analizó de cerca los patrones de canto de las ballenas jorobadas macho de cada región entre 2009 y 2015, para examinar cómo se transmite la cultura entre las poblaciones.

Allen dijo que la complejidad de las canciones se determinó midiendo tanto la cantidad de sonidos que emitían las ballenas como la duración de los patrones de sonido.

«Al escuchar a la población de jorobadas australianas, pudimos ver si las canciones cambiaban de alguna manera cuando las cantaban las ballenas de Nueva Caledonia», dijo Allen.

«Descubrimos que en realidad aprendieron los sonidos exactos, sin simplificar ni omitir nada. Y cada año los observamos, cantaban una canción diferente, lo que significa que las ballenas jorobadas pueden aprender muy rápidamente un patrón de canción completo de otra población, incluso si es complejo o difícil».

Los hallazgos respaldan la idea de que las ballenas están aprendiendo canciones en rutas migratorias compartidas como Nueva Zelanda o áreas de alimentación compartidas como la Antártida.

«Es raro que este grado de intercambio cultural se documente a una escala tan grande en una especie no humana. Esperamos que estos hallazgos proporcionen un modelo para un mayor estudio sobre la comprensión de la evolución de la comunicación cultural en animales y humanos», explicó Allen.

Si bien las ballenas jorobadas han sido eliminadas recientemente de la lista de especies en peligro de extinción, Allen dijo que sus poblaciones aún deben manejarse con cuidado, y estos hallazgos podrían ayudar.

«Se sabe que tener un conocimiento profundo de una especie mejora en gran medida la eficacia de los métodos de conservación y gestión», dijo. «Ahora tenemos una imagen más holística de los comportamientos, movimientos e interacciones de las diferentes poblaciones de ballenas jorobadas, incluida la forma en que transmiten la cultura. Significa que estamos mejor equipados para protegerlos contra las muchas amenazas que enfrentan a medida que nuestro clima y nuestro planeta continúan cambiando».

Última hora

Protagonistas