Deporte

Laia Sanz encara su segundo Dakar en coches: «Tenemos buenos ingredientes para dar un paso adelante»

Por Redacción

La piloto española Laia Sanz afrontará en 2023 su segundo Rally Dakar, que se celebrará en Arabia Saudí en enero de 2023, en coches con «buenos ingredientes para mejorar y dar un paso adelante», gracias a un coche y un equipo, el Astara Team, «más competitivos», después de un primer año «de aprendizaje» en las cuatro ruedas.

«Estoy muy contenta de haberme unido al Astara Team. Después de un primer año de aprendizaje, este año tenía claro que tenía que dar un paso adelante, con un equipo y un coche más competitivos. Tenemos buenos ingredientes para mejorar y dar un paso adelante», expresó Sanz durante la presentación del Astara Team en sus oficinas centrales.

La catalana formará parte de un equipo que también vive su segundo año en la exigente prueba, junto a Carlos Checa, que también se estrena en Astara, y Óscar Fuertes, que ya compitió con el equipo en la pasada edición.

Durante el evento de presentación, Sanz destacó su mejoría con los coches en este curso tras su estreno en 2022 en el Rally Dakar. «El año pasado ya era el momento de dar el paso. Había comprado ya muchos números de lotería… Era el momento perfecto. Este año estoy dando los pasos buenos para dar un paso delante en cuanto a resultados, he mejorado mucho con los coches», puso en valor, antes de recalcar la importancia del copiloto, que en su caso será Maurizio Gerini.

«No es fácil encontrar un buen copiloto, su papel es importante. Son mis ojos en la carrera. Nos conocemos de la época de la moto y ya navegaba bien. También es importante llevarse bien, sin un buen ‘feeling’ no sería bueno. Es importante que haya buena sintonía», relató.

Después, fue el turno de Carlos Checa, expiloto de motociclismo, con 27 victorias en el Mundial y campeón del mundo de Superbikes. Ahora, llega «muy ilusionado» y con «esperanzas para crecer a nivel deportivo» en su segundo Dakar de la mano del Astara Team.

«Tienes dos ruedas más, no es tan complicado. El Dakar era algo que me apasionaba. Este año es un paso más en todos los aspectos, el performance es mucho mejor. Intentaremos ser más competitivos. Más que pasar de la moto al coche, es la filosofía del Dakar. A veces hay que ir despacio para ir rápido, y eso a veces cuesta. Es parte del desafío, intentaremos ser efectivos», analizó respecto a sus opciones.

Finalmente, Óscar Fuertes, que ya formó parte del estreno de Astara Team en el Rally Dakar el año pasado, confesó estar «muy ilusionado», porque el equipo es «mucho más grande». «Laia y Carlos suben el listón», admitió. «Creo que lo podemos hacer bien, estamos muy agradecidos a todos los que han trabajado en la sobra para que esto sea realidad», comentó el piloto, piedra angular del proyecto de Astara.

«Sumamos 33 personas desplazadas a Arabia Saudí -tres mecánicos por coche-. En volumen de personas, estamos entre los equipos más grandes del Dakar. Todos los Dakares son nuevos, no sabes el objetivo hasta que ves al competitividad y acabas la primera etapa. Será un Dakar diferente al del año pasado. Por debajo del 12, del 15… También depende de la suerte», manifestó sobre el objetivo en la dura carrera.

Respecto al kilometraje, y con la autonomía de 500 kilómetros del nuevo Astara, Fuertes avanzó que tendrán que «salir con depósito lleno en casi la mitad de las jornadas. Se reducirá el kilómetros de los enlaces, eso será clave. El reto del kilometraje será un reto para nosotros y para todos. Iremos con la máxima carga de combustible, será uno de los retos de este año», apuntó.

«Estoy muy agradecido a Sangyong, pero eso hace cinco años, es un modelo de motor diferente, no tiene nada que ver. Un solo coche en el Dakar es un riesgo enorme, un equipo con tres coches y con estos compañeros es muy importante para asegurar los mejores resultados», concluyó Fuertes.

Al igual que el año pasado, el Astara 01 Concept se alimentará con e-fuel, pero en esta ocasión lo usará en una proporción del 90 por ciento (frente al 70 por ciento del año pasado). Asimismo, el coche se ha sometido a algunas mejoras -menos peso, más potencia o la posibilidad de llevar una tercera rueda de repuesto- lo que supone un paso adelante a nivel competitivo.

Al finalizar el Dakar, Astara Team medirá, reportará y compensará su huella de carbono -al igual que se hizo en la pasada edición- siguiendo protocolos de medición estandarizados (GHG Protocol y la norma ISO 14064) que en 2023 se ampliarán a los alcances 1, 2 y 3. Es decir, se analizarán las emisiones de gases de efecto invernadero directas e indirectas del equipo, así como otras emisiones indirectas generadas por terceros implicados en el evento.

Última hora

Protagonistas