Corazón

La cara oculta de Steve Urkel

Por Redacción

La serie ‘Cosas de Casa’ trajo al imaginario colectivo al mítico personaje de Steve Urkel encarnado por el actor estadounidense Jaleel White. La ficción, una comedia familiar y desenfadada, se empezó a emitir en 1989 y terminó nada menos que en 1998.

Jaleel, básicamente, creció encarnando a Urkel y es que cuando empezó a rodar la serie tenía solo 13 años. Lo curioso del asunto es que la ficción pretendía ser una serie de familia con moraleja al final de cada capítulo pero Steve Urkel enamoró tanto a la audiencia con su torpeza y sus gafas de culo de botella, que los guionistas le hicieron protagonista absoluto y se volvió una comedia en toda regla.

Pero, mientras que en la pequeña pantalla la familia Winslow estaba bien avenida a pesar de los desastres que causaba Steve, los rodajes habrían sido un verdadero infierno por culpa de la conducta inapropiada de Jaleel White.

Loc’ recoge que la madre de los Winslow en la ficción, JoMarie Payton en la vida real, confesó en ‘Entertainment Tonight’ que siendo todavía menor de edad, Jaleel quiso agredirla fisicamente en un rodaje: “Estábamos en un escena en la que no se podían hacer ciertas cosas, por protocolo, pero él quería hacerlo siempre a su manera y estaba tan cabreado que empezó a patear y gritar”.

Cuando intentó una pelea física cuerpo a cuerpo, JoMarie se dio media vuelta dejando allí al niño consentido aunque, como bien dijo “si él se hubiese atrevido a tocarme, yo me hubiese defendido.”

Desde crío Jaleel fue algo rebelde e incontrolable y esa parte impulsiva y genuina era genial para su personaje pero también había que pararle los pies cuando se le subía el estrellato a la cabeza. El citado medio asegura que sus conocidos siempre han tenido claro que la fama le fue bien a Jaleel para ganar dinero pero que, a su vez, le pasó factura a nivel físico y psicológico.

American actor Jaleel White, who stars as Steve Urkel in the television series 'Family Matters', circa 1990. (Photo by Fotos International/Archive Photos/Getty Images)

Y es que hay que entender que de los 13 a los 19 años el cuerpo de un niño pasa a ser el de un adolescente y luego el de un hombre. Sin embargo Steve Urkel no podía crecer y eso era muy duro para Jaleel quien, tal y como él ha explicado a ‘Vanity Fair’: “Tuve que retrasar mi propio crecimiento para mantener al personaje. No podía cambiarme el pelo, tuve que hacer muchos sacrificios para parecer un niño, no podía ir ni al gimnasio”.

Es más esclavo de lo que a priori pueda sonar pero eso no justifica los insultos que dicen haber recibido sus excompañeros de rodaje quienes, además de culpar a Jaleel, culpan a los productores de la serie por consentir dicho comportamiento.

Cuando la serie acabó, Urkel quedó en la memoria de todos y Jaleel supo reinventarse. De hecho ha participado en más de 50 producciones entre series, películas e incluso un ‘Mira Quién Baila’ en su edición estadounidense.

Eso sí, en su vida personal ha tenido que lidiar con acusaciones de violencia verbal y física contra su expareja y madre de su hija Bridget Hardy. Según su propio testimonio: “Me empujó contra el baño y se rompió, también me dio un golpe en el pecho y ejercía violencia verbal y psicológica contra mí llamándome basura por no ganar dinero.”

Hardy también aseguró a ‘Star’ que Jaleel le ofreció 200.000 dólares por dejarle a su hija y desaparecer de su vida para siempre pero ella los rechazó. White ha comentado que todo eso es exagerado y que Bridget está rabiosa por la pelea sobre la custodia de la menor con la que Jaleel suele posar en redes sociales.

A nivel empresarial Jaleel se dedica ahora al sector de la marihuana tiene una maría de fabricación propia que cultiva en California “con un equipo altamente cualificado”, según contó al New York Times.

Así que, 33 años después del nacimiento televisivo de Steve Urkel, Jaleel White sigue vinculado a la industria audiovisual y con sus propios emprendimientos, a pesar de la mala fama de su pasado, mal no le ha ido en absoluto.

Última hora

Protagonistas