Corazón

Jennifer Lopez revive la moda de un viejo estilo de sandalias

Por Redacción

Apenas dos semanas después de haberse casado con Ben Affleck en Las Vegas y haber viajado a París para disfrutar juntos de su luna de miel, Jennifer Lopez ha vuelto a los escenarios. Lo ha hecho en Capri en una gala benéfica ante la que, como es lógico, había una expectación enorme y la actuación de la artista no ha defraudado.

La diva del Bronx ha conquistado a los presentes al ritmo de algunos de sus éxitos más conocidos como Let’s get loud, On the floor o Jenny from the block, demostrando así porque es una de las grandes estrellas de Hollywood y del panorama musical.

sandalias gladiador

Pero de lo que más se hablaba entre las fashionistas –más allá de los conjuntos de top, pantalón de campana y capa con el animal print por bandera que Roberto Cavalli creó para ella en exclusiva para la ocasión– es de un detalle del look que JLO lució horas antes de este miniconcierto.

La cantante, actriz y productora salió a cenar con su hije Emme con un estilismo formado por un vestido de lentejuelas corto y unas sandalias de gladiador. No esperábamos en absoluto que este calzado que rodea las piernas hasta la rodilla y que tanto juego dio hace dos décadas volviera a nuestras vidas, pero sí, lo está. Y mira que nos habían avisado las pasarelas de su regreso, pero ha sido ahora que hemos hemos tenido la evidencia de Jennifer Lopez cuando nos lo hemos tomado en serio.

Sobre las pasarelas el anuncio había venido de la mano de Paco Rabanne, de Alberto Ferretti y de Valentino, que es precisamente quien firma las sandalias de Jennifer Lopez. Todas ellas han sido versionada para que, aunque guarden la esencia de la antigua Roma, conecten al mismo tiempo con la contemporaneidad que tanto nos gusta.

En todos los casos es plana, en la mayoría de las ocasiones es negra –aunque también existen de colores, con tachuelas como las de JLO, con pedrería o simplemente con cuerdas– y rodea la pierna con tiras, pero lo que sí varía en lo que a alturas se refiere ya que no siempre llega hasta la rodilla, a veces se queda en la mitad de la pantorrilla y otras veces directamente no sube del tobillo. Quizá este juego de alturas se deba justo a las ganas que tienen las marcas porque esta vez sí que convenzan y no se queden en una simple ilusión.

Look del desfile de Alberta Ferretti con sandalias de gladiador (Photo by Stefania D'Alessandro/Getty Images)
Look del desfile de Alberta Ferretti con sandalias de gladiador (Photo by Stefania D’Alessandro/Getty Images)

De momento las marcas que todas tenemos a mano se han puesto manos a la obra y ya hay sandalias de de gladiador que se pueden comprar en Mango, en Asos, en H&M y hasta en Zara. No vamos a decir que las tiendas están inundadas de ellas porque sería mentir, pero sí que van dejando pinceladas con la intención de ir convenciéndonos poco a poco de que puede ser una buena idea probar con ellas.

La cuestión importante es cómo hacerlo y en este sentido es mucho más fácil de lo que puedas pensar en un primer momento. Por ejemplo, no parece muy lógico llevar estas sandalias interminables con un pantalón largo, ¿verdad? En cambio sí que te sale confiar en ellas cuando se trata de lucir piernas con minifaldas o shorts porque es cuando más potencial demuestran.

Al ser sin tacón lo lógico es hacerse a la idea de que no tienen demasiada capacidad estilizadora, pero es el hecho de no cortar donde termina el pie lo que marca la diferencia porque hace que se alargue la pierna más de lo esperado.

Última hora

Protagonistas