Internacional

El Papa condena el atentado de Estambul y envía sus condolencias a los familiares de las víctimas

Por Redacción

El Papa ha condenado el atentado del pasado 13 de noviembre en el centro de Estambul que, dejó 8 muertos y más de 80 heridos, y ha asegurado su «cercanía espiritual» a los familiares y amigos de las víctimas.

En un telegrama firmado, como es habitual en estos casos por el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, Francisco ha expresado su «profundo dolor» y ha enviado sus condolencias a los familiares y amigos de las víctimas, asegurando «su cercanía espiritual».

En la misiva, dirigida al nuncio apostólico en Turquía, monseñor Marek Solczynski, el Papa ha pedido oraciones «para que ningún acto de violencia desanime los esfuerzos del pueblo turco por construir una sociedad basada en los valores de la fraternidad, la justicia y la paz». En las últimas horas, el patriarca Bartolomé, que acudió al lugar del atentado, emitió una «firme condena».

Por otro lado, el Papa ha mostrado su preocupación ante el «crecimiento de la polarización y el extremismo» y ha instado a la sociedad a la «capacidad de diálogo» que implica encontrar «puntos de contacto».

«La polarización erosiona todo intento de solución y lo único que crea es malestar e incredulidad. En este contexto, es imperativo recuperar nuestra capacidad de diálogo, es decir, acercarnos, escucharnos, conocernos y reconocernos para encontrar puntos de contacto que nos ayuden a trascender», ha señalado el Papa en el mensaje que ha dirigido con motivo de las Jornadas de Pastoral Social en Buenos Aires, que cumplen 25 años, bajo el título ‘La nación como comunidad de destino’.

Según ha informado el portal de noticias del Vaticano Vatican News, el Pontífice ha alertado de las «trincheras ideológicas», menos tangibles que las excavadas contra el enemigo, pero también peligrosas. «Hay tantos conflictos en los que la retirada a las trincheras, a menudo ideológicas, impide que sean resueltos», ha señalado.

Para el Papa, «poco a poco se va erosionando el sentido de pertenencia», que es «capaz de romper la tiranía de la división y el enfrentamiento» para finalmente hacer posible, «con todas las legítimas diferencias que puedan existir, la convergencia de voluntades en la búsqueda del bien común, que es mucho más que la suma de los bienes individuales».

De este modo, ha advertido de que es urgente poner por delante el diálogo, sobre todo, si se tiene en cuenta la situación mundial con «las guerras, con su amenaza nuclear; la reciente pandemia y sus consecuencias a diferentes niveles; la crisis ecológica y migratoria; el aumento de la cultura de la explotación y el despilfarro… problemas a los que se podrían añadir las situaciones locales».

Última hora

Protagonistas