Economía

El Gobierno perfila los detalles del nuevo impuesto a la banca y pide «responsabilidad» al sector

Por Redacción

La portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha afirmado que el Ejecutivo ya está perfilando «los detalles de rigor técnicos y jurídicos» del nuevo impuesto temporal y extraordinario para la banca, al tiempo que ha pedido a la banca que «sea responsable» con el país, después de haber indicado que la salida a la anterior crisis económica implicó el ‘rescate’ al sector.

Rodríguez ha recordado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que está previsto que este viernes se reúna la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, con representantes del sector bancario para abordar el nuevo impuesto temporal anunciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la semana pasada durante el Debate sobre el estado de la Nación. El Ejecutivo prevé que esta medida tenga una duración de dos años y que suponga una recaudación de 1.500 millones anuales.

Así, Rodríguez ha adelantado que «se están perfilando los detalles de rigor técnicos y jurídicos» y ha afirmado que el Gobierno tiene «muy claro» su labor para cambiar la realidad social, que implica una salida de la crisis «diametralmente opuesta» a la llevada a cabo por el PP en la anterior crisis.

«Lo que hizo el PP en el Gobierno fue entregar el dinero de todos a la banca, hasta 60.000 millones de euros. En esta ocasión, lo que el Gobierno le pide a la banca es que sea responsable con el país y que, en un momento de incremento de tipos y, por tanto, de beneficios, contribuya con ese esfuerzo para que podamos hacer una redistribución más justa de las cargas y mejorar la vida de los españoles», ha asegurado Rodríguez, antes de recordar que «todos y todas somos clientes de la banca».

La portavoz también ha resaltado que el Gobierno «ha demostrado» trabajar «siempre desde el diálogo» y ha recordado los acuerdos «que han mejorado la vida» de los ciudadanos, como los pactos en el ámbito de sindicatos y empresarios o las «amplias mayorías» en el Parlamento para aprobar leyes que «permiten que avance el país».

REUNIÓN ESTE VIERNES CON REPRESENTANTES DE LA BANCA

A la reunión de este viernes, que encabezará Nadia Calviño, están invitados las patronales del sector, las principales entidades financieras y representantes del Banco de España. Cabe recordar que este nuevo impuesto, al igual que el planteado para las energéticas, irá dirigido a las empresas que facturen más de 1.000 millones de euros al año.

Aunque aún se desconoce el detalle de este tributo que el Gobierno prevé impulsar a través de una proposición de ley, el diario ‘El País’ ha adelantado que el Ministerio de Hacienda estaría estudiando imponer un impuesto del 5% sobre las comisiones e intereses que carga la banca a los clientes.

Se trata, según confirmaron ayer fuentes de Hacienda a Europa Press, de una opción que se está barajando, pero se sigue trabajando y diseñando, por lo que no hay nada concretado.

Lo que ha adelantado ya el Ejecutivo es que la norma que regulará los impuestos temporales a las empresas energéticas y entidades financieras incluirá la prohibición de que estos nuevos gravámenes se repercutan en los precios finales que soportan los ciudadanos.

Además, se va a dotar a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de todas las funciones para que vigile y aplique sanciones en caso de que alguna empresa se separe de la legalidad

EL SECTOR, EN CONTRA

Algunos representantes del sector ya han mostrado públicamente su posición sobre este tema. El presidente del BBVA, Carlos Torres, ha afirmado que el impuesto a la banca puede acabar «afectando negativamente» al consumo, inversión y recaudación, y defiende que «la mejor forma de recaudar más impuestos es que la economía crezca».

Por su parte, la presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), Alejandra Kindelán, ha subrayado que el nuevo impuesto «dificulta la capacidad de los bancos para financiarse» en el mercado y, por consiguiente, la de dar crédito a las familias y empresas, al tiempo que ha señalado que la reacción del mercado a la nueva tasa refleja «cómo se ve afectada la confianza en el sector y en el país por medidas como esta».

Además, el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, ha criticado «la improvisación jurídica» de este impuesto, que «distorsiona el mercado».

CECA, de su lado, ha señalado que el nuevo tributo es una medida que «no contribuye a armonizar los regímenes fiscales» dentro de la Unión Bancaria, si bien ha recalcado la necesidad de conocer los detalles de la medida «para poder hacer una valoración más informada».

Última hora

Protagonistas