Nacional

Cámara vasca pide trabajar para que las instituciones públicas sean espacios libres de violencia política hacia mujeres

Por Redacción

El Parlamento Vasco ha pedido este jueves al Gobierno Vasco que desarrolle la Ley vasca de Igualdad para que se garantice un enfoque de género y de derechos humanos en el trabajo a favor de la igualdad y en todos los ámbitos de intervención frente a la violencia machista contra las mujeres, «especialmente en las instituciones públicas vascas», para que sean espacios institucionales «libres de violencia política hacia las mujeres», y que se adopten las medidas o acciones para abordarla, identificarla y combatirla con políticas públicas.

Elkarrekin Podemos-IU ha llevado a la Cámara una moción sobre las políticas para la eliminación de la violencia de género en Euskadi y ha acordado con PNV y PSE un texto que también ha contado con el apoyo de EH Bildu, mientras que PP+Cs se ha abstenido y Vox ha votado en contra.

En el mismo, el Parlamento Vasco insta al Gobierno Vasco a que, impulsando los correspondientes desarrollos de la Ley 1/2022, de 3 de marzo, de segunda modificación de la Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres, aborde las tareas relativas a aumentar progresivamente los recursos humanos, técnicos y económicos destinados a políticas de igualdad, estableciendo una estrategia concreta de aumento progresivo de recursos económicos hasta alcanzar los porcentajes comprometidos en la ley.

También solicita dotar de mayor reconocimiento a los organismos y servicios para la igualdad, para que ejerzan el liderazgo como impulsores de las políticas de igualdad y también en la actuación en materia de violencia machista contra las mujeres, tanto en las tareas de prevención como en la atención reparadora de las víctimas.

Asimismo, pide desarrollar en el VII Plan para la Igualdad de Mujeres y Hombres en la CAE el glosario detallado de todos los tipos de violencias machistas descritas en la Ley 3/2022 en su artículo 50.3, junto con su definición, en colaboración con el colectivo feminista y los grupos de mujeres.

Por último, insta a favorecer que se garantice un enfoque de género y de derechos humanos en el trabajo a favor de la igualdad y en todos los ámbitos de intervención frente a la violencia machista contra las mujeres, «especialmente en las instituciones públicas vascas, para que sean espacios institucionales libres de violencia política hacia las mujeres, así como adoptar medidas o acciones para abordarla, identificarla y combatirla con políticas públicas».

En el debate, la parlamentaria de Elkarrekin Podemos-IU Isabel González ha defendido la ley del ‘solo sí es sí’ y ha contestado a PP+Cs que el objetivo de su partido «no es encarcelar de por vida a quien agrede, sino lograr que no lo haga; lograr una sociedad en la que no exista la violencia de género, ni la violencia machista» porque «es lo que va a conseguir una sociedad libre e igualitaria».

«Con la ley del ‘solo sí es sí’ los partidos que conformamos el Gobierno, señora Garrido, estamos cumpliendo con un mandato internacional, el de reconfigurar los tipos penales de abuso y agresión sexual. Es un avance frente a los mensajes de la derecha», ha insistido.

RECHAZAR DISCURSOS «DAÑINOS»

Tras subrayar que su grupo rechaza «cualquier acto de violencia hacia las mujeres», ha señalado que con su iniciativa propone «un consenso a todos los grupos». «Desde este Parlamento, las que tenemos ganas de trabajar por unas vidas libres de violencia machista en Euskadi decimos ¡basta de violencia machista en todas sus manifestaciones!, incluida la violencia política que hemos visto desplegarse estas últimas semanas en otras instituciones por unos partidos muy concretos. Nos toca hoy, desde aquí, denunciarlo y rechazar esos discursos que tanto daño hacen», ha insistido.

La parlamentaria del PNV Leixuri Arrizabalaga también ha expresado su «rechazo total a las últimas manifestaciones vertidas en el Congreso de los Diputados» en materia de violencia política contra las mujeres, que considera «intolerables» y que «no ayudan para nada a poder ejercer la política con sinceridad y con responsabilidad». Además, ha lamentado que tras escuchar las intervenciones de este debate, no haya en Euskadi diferencias con «esa política de tasca de mala muerte que se viene ejerciendo en Madrid».

«Después de lo que he visto hoy aquí, solo puedo decir que, por favor, dejemos de importar a Euskadi de la política española todo lo que resta», ha pedido, antes de invitar a la portavoz de PP+Cs a «volver al espíritu que les unió» durante la ponencia de la modificación de la Ley de Igualdad.

La parlamentaria de EH Bildu Oihana Etxebarrieta ha defendido que los partidos deben hacer un «trabajo interno» porque «la violencia política es una violencia representativa que hará que en un futuro, mujeres pongan en duda si quieren o no tomar la palabra; si quieren o no representar sus ideas políticas, sean las que sean».

También ha subrayado la importancia de este asunto porque «el 86% de las mujeres políticas han sido víctimas de violencia psicológica» y ha subrayado que mas allá del texto aprobado este jueves, es necesario analizar cómo se van a enfrentar a este problema. «Nosotros no hacemos diferencias. Trabajamos para todas y todos», ha insistido antes de apoyar el «trabajo compartido para definir la Ley de Igualdad y para hacer frente a la violencia política».

La parlamentaria del PSE Gloria Sánchez ha defendido que la ley de ‘sí es sí’, «supone un avance para los derechos de las mujeres». «Ustedes han ido en contra de todas las leyes que han supuesto un avance en igualdad dentro de este Estado», ha reprochado a PP+Cs, antes de acusar a su portavoz y a Vox de «sobreactuar» en la tribuna porque «no tienen argumentos».

Para el PSE, es necesario «seguir hablando de que existen violencias políticas contra las que hay que seguir peleando y luchando y erradicando de nuestros Parlamentos» y ha anunciado que tras escuchar la intervención «infame e inadmisible» de la portavoz de PP+Cs en la tribuna, va a rechazar la petición de este grupo de votar por puntos el texto. «Cuando desgraciadamente usted ha repetido aquí lo mismo que ustedes hacen en el Congreso de los Diputados, recibe el rechazo de todos los grupos de esta Cámara», ha destacado.

La parlamentaria de PP+Cs Laura Garrido ha afirmado que la violencia de género «es una realidad que hay que combatir», pero ha criticado que la iniciativa la haya presentado Podemos, cuando «una ministra de su propio partido ha impulsado y se ha aprobado una ley en el Congreso, con los votos del PSOE y del PNV, que está permitiendo que abusadores, agresores estén saliendo de las cárceles, y estén viendo reducidas sus condenas», ha insistido.

Garrido considera «inadmisible en una democracia» que «una ministra
–Irene Montero– se permita el lujo y tenga la desvergüenza de decir en el Congreso de los Diputados que un determinado partido político como es el PP fomenta la cultura de la violación». «Por estas afirmaciones absolutamente deleznables, por insultar a los magistrados y al poder judicial, y por hacer leyes que han supuesto un retroceso claro en la lucha contra la violencia de género, esa ministra debería de irse», ha defendido.

La parlamentaria de Vox, Amaia Martínez, ha criticado que la moción de Elkarrekin Podemos-IU tiene una perspectiva «sesgada y sectaria», y ha pedido no hacer «causas generales y juicios sumarísimos contra los hombres por el mero hecho de ser hombres». «Tenemos la sensación de que solo les interesa hablar de violencia contra la mujer por intereses políticos», ha afirmado.

Última hora

Protagonistas