Boric impone en Chile un impuesto a la riqueza

Por Redacción

El Gobierno de Chile, presidido por Gabriel Boric, ha presentado este viernes una nueva reforma tributaria con la que pretende recaudar un 4,1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país con la inclusión de un ‘royalty’ a la minería, un impuesto a la riqueza y otros cambios tributarios, entre los que se incluye una reforma de algunas exenciones tributarias.

El documento, que será discutido la próxima semana en el Congreso, propone un impuesto a la riqueza de hasta un 1,8 por ciento al cual quedan sujetos los chilenos con un patrimonio, tanto en Chile como en el extranjero, que exceda de los 5 millones de dólares.

En lo que respecta al ‘royalty’ de la minería, será de carácter híbrido, combinará un componente sobre las ventas que oscilará en tasas efectivas de entre el 1 por ciento y el 2 por ciento para los productores de entre 50.000 y 200.000 toneladas métricas de cobre fino, y de entre 1 por ciento y el 4 por ciento para los que superen las 200.000 toneladas métricas. El segundo componente se refiere a la renta minera, con tasas de entre el 2 por ciento y el 32 por ciento sobre la rentabilidad operativa, para precios del cobre entre dos cinco dólares la libra.

Las tasas serán crecientes a medida que aumenta el precio del cobre, por lo que el impuesto crecerá a medida que aumentan las rentas económicas en el sector.

Las líneas maestras del proyecto en términos de impuestos a personas y empresas pasan, en primera instancia, por aumentar las tasas marginales de las personas que perciben ingresos mensuales superior a los 4 millones de pesos chilenos, algo más de 4.100 euros al cambio actual.

Asimismo, la tasa marginal máxima se establecerá en el 43 por ciento, en línea con el promedio de los países de la OCDE, según detalla el medio chileno ‘Diario Financiero’.

De su lado, en lo que respecta a los tributos aplicados a operaciones bursátiles en las que se impliquen acciones u otros activos, quedarán sujetos a una tasa del 22 por ciento, frente al 10 por ciento actual, con posibilidad de reliquidar en el impuesto global complementario.

También se establece que todos los ingresos generado por arriendos de inmuebles estarán gravados con impuestos.

«No es solamente una reforma tributaria de este Gobierno, sino un pacto fiscal que, más que separar el país entre buenos y malos, buscará apoyar el desarrollo del país sobre la base de un diálogo y acuerdos más amplios», ha destacado el ministro de Hacienda y expresidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel.

El ministro ha explicado que la reforma afectará principalmente al 3 por ciento de las personas con mayores ingresos en Chile, por lo que el 97% restante no verá incrementos en sus impuestos.

La propuesta se divide en cuatro iniciativas legislativas, dos de las cuales se presentarán al Congreso durante este mes de julio. Las restantes se entregarán en el cuarto trimestre.

Las enviadas en julio se refieren a un proyecto de ley que incluyen cambios al Impuesto a la Renta, donde se incluye el impuesto a la riqueza y medidas contra la evasión fiscal. El otro paquete de medidas corresponde a una serie de indicaciones que se introducirán al proyecto de ley sobre el ‘royalty’ a la minería.

Última hora

Protagonistas