Aumentan a 22 los muertos en un ataque ruso contra la ciudad de Vínitsia

Por Redacción

El balance de muertos a causa de un ataque de las fuerzas rusas contra la ciudad ucraniana de Vínitsia, situada en el centro del país, ha ascendido a 22, entre ellos tres niños, según ha denunciado el jefe adjunto de la oficina del presidente de Ucrania, Kirilo Timoshenko.

«Hasta el momento, se sabe que 22 personas han muerto a causa del ataque con cohetes contra la ciudad, incluidos tres niños», ha señalado en un mensaje en su cuenta en Telegram.

Asimismo, ha manifestado que «los rusos han golpeado el centro de Vínitsia con misiles de crucero ‘Kalibr’ lanzados desde un submarino en el mar Negro», sin que Moscú se haya pronunciado por ahora sobre lo sucedido. «Las operaciones de rescate siguen activas», ha zanjado Timoshenko, quien poco antes había indicado que «es otro crimen de los ocupantes contra la pacífica ciudad».

La Policía Nacional de Ucrania ha informado de que por el momento seis cadáveres han podido ser ya identificados. Asimismo, ha pedido a los familiares cercanos de los desaparecidos que acudan a las autoridades locales para que se les puedan tomar muestras genéticas y así acelerar el reconocimiento del resto de víctimas.

El jefe de la Policía, Ihor Klimenko, ha precisado que son 39 los desaparecidos, mientras que cerca de medio centenar de personas han sufrido heridas de diversa consideración. En lo que respecta a los daños materiales, más de cincuenta edificios se han visto afectados al igual que más de cuarenta vehículos.

Según las informaciones recogidas por la agencia ucraniana de noticias Ukrinform, los proyectiles han impactado contra un edificio de oficinas, que ha quedado totalmente destruido, mientras que varios edificios residenciales situados en los alrededores han sufrido daños materiales.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha condenado lo ocurrido sobre la ciudad de Vínitsia, a la que ha calificado de «normal y pacífica» y ha denunciado los daños que han sufrido varios edificios civiles, entre ellos una clínica médica.

«Coches y tranvías estaba en llama. Este es un acto audaz de terror ruso. Los humanos no podrían hacer eso, es propio de animales. Ocho misiles, dos de los cuales impactaron en el centro de la ciudad», ha lamentado.

Última hora

Protagonistas